Lo último

«Tríptico del desamparo»: una novela existencialista en la Buenos Aires del siglo XXI

Tríptico del desamparo (Colección Avalancha), de Pablo Hernán Di Marco, Odelia Editora

¿Es la Venezia de Di Marco una Buenos Aires inundada? ¿Los gondolieri son barqueros del inframundo? Los principales personajes de esta novela parecen desplazarse en el infierno de Dante. ¿No es acaso el infierno más intenso que el cielo?

Con una prosa de orfebre, Pablo Di Marco talla una piedra facetada, dividida, un tríptico de personajes rotos. Antiguas glorias que se resisten a sucumbir en una época sin ley, en la cual al decir del autor "los muertos se entierran vivos en un territorio donde no se honra el pasado, porque no hay lugar para la culpa".

Álvaro e Irene son los últimos guardianes del fuego sagrado, de los ritos y las tradiciones. La vida (en realidad la novela) los coloca frente a Rafael Leone un joven "asfixiado por el orgullo idiota de quienes solo saben pedir ayuda con gritos mudos". Se apiadan de él, lo "empoderan" como lo harían con un heredero. Desoyen todo presagio.

Pablo di Marco (Foto: Jazmín Teijeiro)
Pablo di Marco (Foto: Jazmín Teijeiro)

Deshonrar el pasado sin culpa

Tríptico del desamparo (Odelia) es una novela perturbadora donde los personajes tienen miedo de una "vejez de cara al piso", se deshacen en sus propios fantasmas, atraviesan vidrios con las manos, no dan a conocer su verdadera identidad, se encuentran en el cementerio.

Nos llevan de la mano hasta la orilla del río pero debemos hacernos cargo de nuestra travesía. Si buscamos la verdad debemos atenernos a lo que nos dice Di Marco: "la verdad es un lujo que dejamos de merecernos hace tiempo".

¿Es Rafael Leone un traidor o un sobreadaptado a las circunstancias que le tocan vivir? ¿Debieron Irene y Álvaro desconfiar de él? Leone no es otra cosa que el espejo de la constante lucha que se libra en nosotros diariamente.

Esta novela barroca remite a la realidad alucinada de La sombra del viento, de Ruiz Zafón, y a los personajes delineados hasta el detalle de Aramburu en Patria. No hay simplicidad y menos aún una conclusión tranquilizadora. Di Marco nos hace sufrir y gozar. Nos atrapa en su red existencial y nos deja tejiendo a ciegas en el aire.

LEER MÁS:

Nace el "Catálogo Independiente Latinoamericano" de libros digitales, una apuesta a la escritura y la promoción de la lectura regional

El sexo, el tenis y la sangre, en un diálogo con Guillermo Martínez

>>> Descubrí los libros del momento en GrandesLibros.com

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar